La dirección de una empresa no es una tarea fácil ya que implica la inversión de mucho tiempo, dinero y esfuerzo, pero además los empresarios en muchas ocasiones tienden exceder sus limites sobrecargándose de trabajo, siendo uno de los motivos más concretos el temor a no cumplir con los objetivos definidos por la empresa o la satisfacción de sus clientes.

image

Toda esta situación repercute en consecuencias negativas que afectan al rendimiento de la empresa, llevando al empresario a un estado de estrés que a mediano plazo tiene como desenlace la obstaculización de desarrollo y progreso de los negocios, perjudicando los proyectos en general.

Así surge la necesidad de “Delegar”, palabra que puede prestarse a malos entendidos en cuanto a su concepto, por que no se trata de librarse de tareas simples, sino que tiene como objetivo conseguir más tiempo para enfocarse en lo realmente importante, ayudando así a los integrantes de un equipo a incrementar su eficacia desarrollando al máximo su potencial.

Delegar podría ser sinónimo a “repartir responsabilidades”, lo cual aplicándose a un miembro en un equipo, le proporcionaría una misión, con requisitos tales como plazo, calidad, precio y la libertad para decidir como lo hará.

Existe un premisa tal vez muy obvia, que suele afectar a las pequeñas empresas y es; la de siempre supervisar el trabajo que se delega ya que; “Delegar no significa olvidarse del asunto”.

Vía| depsicologia

Imagen: por fotomontero

Tagged with:
 

Leave a Reply

Busqueda de Artículos

Usa el formulario de busqueda:


Aún no encuentras lo que buscas? Dejanos un comentario en un artículo y contactaremos contigo!

Lectores

Gracias por seguir los artículos de CanguroRico.com. Puedes suscribirte por RSS en RSS feed.